Ciudad de México, , 24 de Junio de 2024

¿A POCO NO?, LOS TEMORES DE ANDRÉS MANUEL

Moisés Sánchez Limón
5 septiembre, 2023

ENTRESEMANA

¿A POCO NO?, LOS TEMORES DE ANDRÉS MANUEL

MOISÉS SÁNCHEZ LIMÓN

A mi hijo Daniel, en su cumpleaños

El 21 de enero de 2021 pregunté: ¿a qué le teme Andrés Manuel?

Era temprano para evaluar, dirá usted, aunque el llamado gobierno de la 4T estaba a la mitad del camino.

Pero…

Sigue vigente lo que escribí en ese naciente 2021, cuando en las elecciones intermedias la oposición dio lección al licenciado presidente, comandante en jefe electoral del Corporativo Morena.

Sí, Morena ganó gubernaturas pero la clase media despertaba y, aunque la oposición del PRI, PAN y PRD en específico, perdió plazas, el número de sufragios que registraron fue porcentualmente superior a los obtenidos en la elección presidencial de 2018.

Ahí se recrudecen los temores del licenciado Andrés Manuel López Obrador que hoy tiene, en Xóchitl Gálvez,  a su pesadilla en su sucesión.

Y debe cuidar a su estructura, la parcela que le abona votos y simpatías personales porque, igual que a los ancianos, entrega recursos que son paliativos que apenas ayudan a comprar despensa y medicamentos.

Retomo parte de lo publicado en entresemana, en enero de 2021. Veamos.

¿Por qué la estrategia de favorecer selectivamente a los jóvenes, incluso regalándoles dinero por aprender a hacer jugos o talachas en vulcanizadoras?

¿Por qué prometer espacios en las universidades o en especialidades de medicina e incumplir?

¿Cuántos jóvenes son parte del gabinete de Andrés Manuel López Obrador? La formación, empero, del ejército de jóvenes agradecidos con la política lopezobradorista, se apresta a defender la promesa de la 4T.

Los tiempos aleccionadores y los jóvenes como factor de poder.

Cuando Luis Echeverría Álvarez fue a la UNAM y retó a los estudiantes que estaban dolidos por la represión sangrienta de 1968 y de 1971, después de recibir una pedrada y salir en fuga de Ciudad Universitaria, se reía a carcajadas de lo acontecido.

Echeverría, ya en la ruta crítica del destape de su sucesor, José López Portillo y Pacheco, olvidaba a los jóvenes de quienes se valió, incluso alentándoles prácticamente a linchar a Gustavo Díaz Ordaz, cuando en su discurso de campaña, en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, llamó a un minuto de silencio en recuerdo de los estudiantes muertos el 2 de octubre de 1968. Muertos de los que él fue responsable.

Y de esos jóvenes del echeverrismo se integra la generación que está en el poder e incluso va de salida.

Fueron comunistas, marxistas leninistas, priistas, perredistas, panistas, petistas, parmistas y etcétera y etcétera y devinieron en morenistas con un esquema de gobierno del corte populista movido por el eslogan “Arriba y Adelante” con el que Luis Echeverría Álvarez hizo campaña y se convirtió en Presidente de México.

Bien.

Decía que Andrés Manuel López Obrador se pelea con sus fantasmas, éstos que lo persiguen desde aquellos días cuando la ambición por el poder lo alejó de las aulas universitarias, en las que su mediocre paso no dejó huella alguna.

Y se fue en busca de la dirigencia del priismo tabasqueño, del brazo de jóvenes que desde los estertores del echeverrismo le tendieron la mano como Ignacio Ovalle Fernández, o personajes de respetable carta política como Enrique González Pedrero, a quienes Luis Echeverría cooptó junto con un grupo importante de protagonistas del movimiento estudiantil de 1968 e incluso de la guerrilla urbana y militantes del Partido Comunista de México.

En esa larga carrera por el poder, López Obrador fue beneficiario del priismo que hoy aborrece y a cuyos cimientos evita ofender y se centra en políticos que crecieron desde los tiempos universitarios y tejieron alianzas que los llevaron al poder como Carlos Salinas de Gortari y Manuel Camacho Solís, en eco de lo ocurrido con aquel otro equipo que pretendió la hazaña del poder transexenal con José López Portillo a la cabeza.

¿Dónde estaba, entonces, Andrés Manuel?

En las filas del priismo, en plena tarea por llegar al poder que pasaba por la dirigencia tabasqueña del PRI, pero con la mirada puesta en el gobierno de la entidad y para ello lograba el apoyo del entonces gobernador Leandro Rovirosa Wade, quien los lanzó a las ligas intermedias de la política estatal vinculada a la nacional.

¿Dónde estaba Andrés Manuel la mañana del 14 de marzo de 1975?

Digamos que, como hoy presume que estudiaba, entonces estaba en clases en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, vecina de la Facultad de Medicina.

Y, por supuesto, habrá de recordar que ese día hubo un acto fundamental en la relación de la máxima casa de estudios del país y los jóvenes universitarios con el poder presidencial.

Porque quienes fueron a la inauguración de cursos del alma mater se enteraron de la pedrada que le dieron al licenciado Echeverría Álvarez, cuando abandonaba la facultad de Medicina por una puerta trasera, apresurado y protegido por elementos del Estado Mayor Presidencial vestidos de civil, en la que participó el entonces joven José Murat Casab.

Presume de sus conocimientos de la historia patria, pero especialmente de aquellos días de guerrilla urbana y ambiciones desbordadas del populismo echeverrista, en cuyas tesis abrevó y es evidente que en sus decisiones y propuestas de gobierno incorpora ideas de esos tiempos idos.

¿Recordará las siguientes partes de un discurso en el que el entonces presidente Luis Echeverría Álvarez rompió con la juventud estudiantil que lo increpó y echó del campus de Ciudad Universitaria. 14 de marzo de 1975?

Echeverría pretendió asumirse socialista y se distanció de Estados Unidos con acercamientos con China comunista, e incluso se reunió con Mao Tse Tung, quien fallecería el 9 de septiembre de 1976.

Pero, bueno, frente a los jóvenes que lo corrían e increpaban e insultaban por lo que representaba, de su pecho que seguramente no era bodega habló contrariado, supuestamente.

“¡Insisto en que el grito anónimo es cobarde, jóvenes!”, acusó Luis Echeverría desde el proscenio en el auditorio de la Facultad de Medicina.

Y luego invocó:

“(…) Pasó el tiempo de las conciencias tranquilas… ¡así gritaban las juventudes de Mussolini y de Hitler!; ¡las juventudes de Salvador Allende sabían discutir!… pasó el tiempo de las conciencias tranquilas, de la mezquindad profesional, de la mediocridad lucrativa, del aislamiento intelectual; pasó también la época de la política como irresponsable juego de intereses y pasiones.

“Desligar el proceso de modernización de nuestros verdaderos objetivos equivale a consolidar la dependencia, la dependencia de los países imperialistas a los que ustedes les hacen el juego, ¡ustedes!

“¡Escuchen, jóvenes manipulados por la CIA!

“(…) ¡así gritaban los jóvenes de Hitler y Mussolini, muchachos!, ¡así! ¡Mucho cuidado con el fascismo!; ¡se les está metiendo el fascismo en la universidad gritando así!

“(…) ¡Jóvenes del coro fácil!, nos opondremos a ellas (agresiones contra la Universidad) provengan de donde provengan, sean de oficinas burocráticas, de oficinas empresariales o de nefastas agencias manejadas desde el extranjero, cualquiera que sea su signo ideológico”.

Echeverría buscó congraciarse con sus opositores.

Los líderes ferrocarrileros Valentín Campa y Demetrio Vallejo fueron amnistiados junto con maestros y jóvenes estudiantes participantes en el movimiento de 1968. Francisco Javier Alejo, Ignacio Ovalle Fernández, Juan José Bremer y Carlos Armando Biebrich, conocidos como parte de la “efebocracia” de Luis Echeverría disfrutaron de las mieles del poder, junto con intelectuales –¿orgánicos?—de la talla de Horacio Flores de la Peña, Carlos Fuentes, Ricardo Garibay, Víctor Flores Olea y Enrique González Pedrero.

Le suenan los nombres, hechos y líneas discursivas. El mismo discurso de LEA en el guión de López Obrador, llama fachos a sus críticos y se pelea con la CIA y la DEA que nunca se han ido de México. Busca vacunarse porque teme a la historia que, cíclica como es, lo condena a repetirla. ¿Primero los jóvenes? Conste.

COMO ME LO PLATICARON. Mañana miércoles 6 de septiembre a las 13:30 horas, Ulises Ruiz Ortiz  irá a la Secretaría Ejecutiva del Instituto Nacional Electoral para iniciar el proceso de registro como Candidato Independiente a la Presidencia de la República. El ex gobernador de Oaxaca no se da por vencido y echará sus cartas para lograr el registro. ¿Qué opinará el Duce?

¡Recórcholis, Drakko! Digo.

sanchezlimon@gmail.com     www.entresemana.mx     @sanchezlimon1

  • LLEGA A EMILIANO ZAPATA, HIDAL...

    LLEGA A EMILIANO ZAPATA, HIDALGO, LA VOCACIÓN INDUSTRIAL /Pasaporte Informativo/ EMILIANO ZAPATA, Hidalgo.- En es...

    19 junio, 2024
    leer más
  • LA SENADORA, EL JEFE Y LA PRIN...

    ENTRESEMANA LA SENADORA, EL JEFE Y LA PRINCESA CARAMELO “La vida pasa factura y uno luego se arrepiente”. Ana Cir...

    19 junio, 2024
    leer más
  • CON 202 MIL ASISTENTES EN SU Ú...

    CON 202 MIL ASISTENTES EN SU ÚLTIMO DÍA, SALSAFEST SE CONSOLIDA COMO EL FESTIVAL SALSERO MÁS GRANDE DEL MUNDO *Má...

    18 junio, 2024
    leer más
  • KENNEDY, LOS JUECES Y LOS NARC...

    Columna DUC IN ALTUM KENNEDY, LOS JUECES Y LOS NARCOS Por Francisco X. Salazar S. Le atribuyen a Joseph P. Kenned...

    18 junio, 2024
    leer más
  • ACAPULCO, VOTOS Y PROTOCOLOS

    SE COMENTA SOLO CON… ACAPULCO, VOTOS Y PROTOCOLOS CARLOS RAMOS PADILLA Entre tragedia natural y triunfo ele...

    18 junio, 2024
    leer más